El Cenador de Amos y el Champagne Louis Roederer han creado de manera conjunta una experiencia de menú maridaje único en el que se podrán degustar nuevos platos del genial chef Jesús Sánchez con una secuencia de los vinos más emblemáticos de la maison francesa.

• El menú consistirá en nuevas elaboraciones haciendo especial hincapié en productos de temporada.

• El maridaje de los vinos hará un recorrido por los vinos más sugerentes y será posible adecuarlo a los gustos del cliente.

• La actividad se desarrollará en una espacio exclusivo vinculado a la bodega, el lugar ideal para adentrarse en las particularidades de cada producto degustado.

• La fecha de lanzamiento de la oferta se hará en octubre de 2016 coincidiendo con el 140 aniversario de creación de la bodega. Se podrá disponer de ella únicamente por previa compra por la página web del restaurante.

Louis RoederDesde noviembre del año pasado en el Cenador de Amós se empezó a trabajar en la idea de poder vincular un menú al mundo del champagne. Desde sus inicios, la cocina de Jesús Sánchez ha estado influenciada por los mejores valores de la identidad culinaria francesa. Valores como el equilibrio, la ligereza en los componentes y la creatividad desde el respeto a las tradiciones han sido notas definitorias del trabajo del chef.

Por ello y por esa identidad la alianza con Louis Roederer se convierte en algo natural. Los vinos de la maison, llenos de historia, matices y sentimiento permitirán al comensal adentrarse en la historia de una firma que está asociada a la máxima exclusividad. Charles Fournier, Export Manager de Louis Roederer ha destacado “Estamos encantados con esta vinculación. Vemos en el Cenador de Amós una casa que comparte unos valores que sentimos como propios y creemos que quien se siente a degustar esta experiencia podrá percibir en plenitud el resultado de nuestro enorme trabajo convertido en un placer para los sentidos”.

Cenador de Amós es el restaurante que Jesús Sánchez y su mujer Marian Martínez abrieron en 1993 en Villaverde de Pontones (Cantabria) en la antigua “Casa-Palacio Mazarrasa” del año 1756. Su cocina se parece a un taller artesanal, en el que cada pieza elaborada meticulosamente propone un viaje a formas creativas y sabores únicos. Pretendiendo que cada mesa se transforme en una fiesta de los sentidos. Todo comienza con el abuelo Amós que, según cuentan, era un hombre menudo, campechano y dicharachero. Nació en Azagra (Navarra) y fue un hombre popularísimo. Era Amós cocinero de unas sopas de pimiento por la noche, preparador del desayuno con migas y animador de tertulias inolvidables. En su mente quedó la ilusión de poner una fonda, ilusión que jamás pudo alcanzar.

“Yo, su nieto, que nunca llegué a conocerle, traje hasta aquí su historia y su recuerdo; seguro que jamás pensó que su espíritu llegase tan lejos ni que fuese a dar nombre a un sueño, que es hoy nuestro restaurante”, señala siempre Jesús Sánchez. El edificio tiene una composición barroca en la fachada. El comedor principal del Cenador de Amós se ubica en el antiguo patio donde accedían los coches de caballos. La luz natural que invade este espacio hace que sea único. Dispone de tres comedores principales (uno dotado de chimenea), y dos pequeños comedores privados, cualquiera de ellos encantadores. El espacio ha sido decorado por el reconocido interiorista Rafael Zabala respetando sus elementos arquitectónicos originarios del siglo XVIII (los arcos de piedra, la ebanistería de pinotea, castaño y roble y las puertas de época con cristales soplados), ha dotado a la sala de un aire más minimalista, eso sí, manteniendo todo su encanto.